1 agosto 2014 · Profesional

Alimentación para entrenar en temporada de invierno

Con logoDurante el invierno nos exponemos a temperaturas bajas, lluvias y vientos fuertes. Estas cosas hacen que un entrenamiento requiera el acompañamiento de una alimentación adecuada para alcanza un punto optimo para mantenerse en forma y saludable.

Debido a que la diferencia de temperatura corporal y la temperatura ambiente es mayor, el organismo se ve obligado a quemar más calorías para poder mantener una temperatura constante. La energía necesaria para estos procesos químicos se obtiene de los alimentos, por lo cual se genera la necesidad de aumentar la ingesta de éstos para satisfacer las necesidades del organismo.

Lo importante es la calidad y no la cantidad, ya que las calorías que se obtienen de los dulces, no son las mismas que las harinas de las pastas. Por eso es recomendable realizar cuatro o cinco comidas diarias (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) en lugar de las tres habituales.

Alimentarse con verduras es esencial porque aportan fibra y vitaminas. La leche y los yogures sirven como opción para el desayuno y la merienda porque contienen mucho calcio y proteínas que refuerzan las defensas del organismo. Asimismo, la fruta es muy importante ya que contiene hidratos de carbono y es buena para reponer glucosa y glucógeno después de un entrenamiento. Además, contiene fibra y vitaminas.

Por último, las pastas, las legumbres, el arroz, el pan, los cereales, las carnes magras, los huevos y las aves generan un gran aporte de calorías y proteínas para un buen entrenamiento. La ración de estos alimentos, junto al pescado que contiene proteínas de alta calidad y de pocas grasas, permite realizar una dieta sana y equilibrada en el cuerpo humano.

Dejá tu comentario

Su Email no será publicado. Campos requeridos *